¿Son cristianos los testigos de Jehová?

¿Son cristianos los testigos de Jehova?

Semana tras semana se reúnen. Podemos verlos en plazas, calles y aun tocando nuestras puertas. Usan diversas literaturas e incluso con su Biblia te quieren dar una enseñanza. ¿Hablan de Jesucristo? Sí, hablan de Jesús, de Jehová, y de muchos otros términos religiosos que reconocemos en la Biblia. Y esto nos lleva a la pregunta: ¿Son cristianos los testigos de Jehová?

¿Qué opinan los testigos de Jehová?

Hace algunos días estuve predicando con un grupo de hermanos de nuestra congregación. Al llegar a una vivienda nos atendió un testigo de Jehová. Lo conozco, buen hombre, padre y esposo. Pero su respuesta ante el hermano que se presentó fue de: «no se preocupe, yo también soy cristiano». Su respuesta fue en realidad para decir que no necesitaba que le predicasen, o simplemente no quería. Ello me hizo preguntarme: ¿Son cristianos los testigos de Jehová?

Cuando vamos a la página en internet de la Watchtower, esta pregunta está respondida con un sí. Y afirman que la evidencia está en que ellos se esfuerzan por seguir las enseñanzas de Jesucristo (1Pe 2:21), en que creen en Jesús (Hch 4:12), en que se bautizan en el nombre de Jesús (Mt 28:19), oran en el nombre de Jesús (Jn 15:16), y creen que Jesús es la cabeza de todo hombre (1Cor 11:3).

¿Esto es suficiente? Quizá ellos entienden hoy la importancia de ser considerados cristianos, y bajo ese título beneficiarse de los logros del cristianismo. Pero no siempre fue así, pues los testigos de Jehová desde sus comienzos se esforzaron por hacerse ver distanciados del cristianismo, pues una de las marcas de su movimiento es que el cristianismo era un movimiento corrupto, y que ellos, los estudiantes de la Biblia, la Organización de Dios para quien se escogió al pastor Rusell, constituían el Reino de Dios en la tierra. Por ello vemos al juez J. F. Rutherford, segundo Presidente de la Watchtower (luego de su fundador Charles Russell) que dijo en una oportunidad que “el cristianismo es una religión de demonios”1.

¿Qué debemos entender por el término “cristianos”?

La primera vez que se usa la palabra “cristianos” ocurre en la ciudad de Antioquía, narrado en el libro de Hechos 11:26. Esto con toda posibilidad de ser un apodo que significa “los seguidores de Cristo”, o los que pertenecen a Cristo. Estos seguidores o pertenecientes a Cristo lo eran no porque ellos quisieron ser llamados así, sino porque estaban identificados con sus enseñanzas. Es una consecuencia obvia demostrada en su forma de creer y vivir.

¿Qué cosas creen los cristianos?

Para saber si alguien es seguidor de Jesucristo es esencial conocer lo que cree, pues las doctrinas de los cristianos han pasado de generación en generación. Así que veamos algunas y comparemos con lo que creen los testigos de Jehová.

Sobre Jesucristo

Los cristianos eran primeramente testigos de Jesucristo (Hch 1:8). Eran portadores de un mensaje centrado en la Persona de Jesucristo (1Jn 1:2), en la resurrección de los muertos (1Cor 15:3,4). ¿Se parece eso a los testigos? No mucho. Veamos más.

Los cristianos consideran a Cristo como su Señor, es decir, su absoluto Dueño. Esto se complica para los testigos de Jehová cuando entendemos que el término «Señor» se usa en la Biblia como sinónimo de «Dios». Fue eso lo que le dijo Tomás a Jesús cuando lo vio resucitado (Jn 20:28), o lo que afirmó Pablo sobre Jesús al llamarle Dios absoluto (Rom 9:5), o lo que quiso decir Juan en su introducción a su evangelio, al decir que el Logos, Jesús, es antes del principio, estando cara a cara con Dios por la eternidad, y siendo Dios por naturaleza (Jn 1:1). Sí, un cristiano es alguien que cree en la Deidad de Jesucristo.

Sobre el Espíritu Santo

Para los testigos de Jehová el espíritu Santo es una mera energía como la electricidad, una fuerza impersonal que cumple los propósitos de Dios. Pero para los cristianos es más que eso: tiene características personales que le conllevan a una relación propia con la humanidad. Una fuerza no habla, pero el Espíritu sí (1Tim 4:1; Jn 15:26). Una fuerza no puede dar órdenes (por no razona y no tendría mente), pero una Persona sí, y es lo que hace el Espíritu Santo (Hch 10:19,20; Ap 2:7).

¿Qué más diremos? El Espíritu intercede o aboga (Rom 8:27); redarguye de pecado (Jn 16:8); puede amar (Rom 15:30), y puede entristecerse (Ef 4:30), cosas que una fuerza o mera energía no puede hacer.

Sobre la Vida después de la muerte

Los testigos de Jehová creen que la muerte es el fin de todo, que somos un alma y al momento de la muerte éste deja de existir por completo. Pero Pablo enseñó que hay vida tras la muerte, y cuando partiera de este mundo estaría con el Señor inmediatamente (Fil 1:23; 2Cor 5:6-8), del mismo modo que el ladrón crucificado al lado de Jesús, a quien el Señor le prometió estar junto a él ese mismo día en el Paraíso (Lc 23:46).

Los testigos tampoco creen en un castigo consciente después de la muerte, pero la Biblia enseña que los impenitentes serán echados en el lago de fuego y azufre, una horrenda descripción de lo que significa el castigo por el pecado, y lo que espera a quienes aman más las tinieblas que a la luz.

Sobre la Biblia como Autoridad

Los testigos de Jehová usan la Biblia, de eso no hay duda, pero sus doctrinas no son doctrinas tan bíblicas. Se trata de una Biblia en la que se ha tergiversado versos claves para conducir a las diferencias de las que estamos hablando. De forma injustificada se ha cambiado lo que se pretende comunicar desde sus escritores, y esto para favorecer a lo que cree la Watchtower. Para saber más de esto le recomiendo el artículo Textos Alterados en la Biblia de los testigos de Jehová.

También es digno de considerar que a pesar de que usan la Biblia, no es de allí de donde proviene su enseñanza, sino de la literatura de la Watchtower, que sirven de manuales de enseñanza: es la interpretación de la Watchtower plasmada en su literatura, y que se estudia rigurosamente cada semana.

¿Un poco más?

Definitivamente, lo que creen los testigos de Jehová no es lo mismo que los cristianos han creído desde sus inicios. La doctrina de Jesucristo está plasmada en las Escrituras y obedecida siglo tras siglo por su Iglesia, de la cual Él es la cabeza. El cristianismo primitivo ha dejado constancia de estas cosas, y lo que creían es lo mismo que hemos expuesto aquí, muy por el contrario a lo que hoy creen los testigos de Jehová.

Como conclusión podemos afirmar que no son cristianos. El cristianismo tiene un código mediante el carácter de Jesucristo. Así como un cristiano no enseña el homicidio entre sus doctrinas o código de conducta, tampoco cree lo que no se debe. Un cristiano no es quien habla de Cristo, sino quien se identifica con sus enseñanzas.

En nuestro perfil de instagram hemos compartido una breve explicación de este tema, y en el que podrás interactuar con otros expresando tus opiniones al respecto. Que el Señor te bendiga.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Hace pocos días estuve evangelizando con un grupo de hermanos, y al tocar en una vivienda, salió un testigo de Jehová que conozco, y le respondió a la persona que tocó su puerta que es cristiano (dando a entender que no necesitaba que le dijeran algo). Algunas personas tienen esta misma opinión, de que por tener una Biblia o hablar de Cristo, los testigos de Jehová deben ser considerados cristianos. ¿Y donde quedan las doctrinas? ¿Qué opina usted? Si ya nos sigues, etiqueta a quien le puede interesar esta publicación. Que el Señor te bendiga 👍 #apologetica #apologetics #apologeticaCristiana #fe #teologia #jw #testigosDeJehova #cristianismo #biblia #Dios #Jesucristo #evangelio #espirituSanto

Una publicación compartida de Apologética | EDF (@apologeticaedf) el

 

Notas:

1 J.F. Rutherford, Religion (WBTS, 1940), p. 104. Citado en Gruss, Apostles of Denial,op. cit., p.63.

Juan Valles
Author: Juan Valles

Acerca del Autor

Juan Valles
Juan Valles
+ Artículos

Teólogo en formación, predicador del evangelio; apasionado por la apologética y la doctrina cristiana; se dedica al estudio de sectas y movimientos religiosos. Está casado y reside en Caracas.

Deja un comentario