Apologética

¿Qué es la Apologética?

La Apologética es la parte de la teología que pretende defender racionalmente la fe cristiana. Se trata de una palabra griega que significa “defensa”, y tiene su basamento bíblico en 1Pedro 3:15, donde hayamos:
«Más bien, honren en su corazón a Cristo como Señor. Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes.» (NVI)

La Apologética en la Biblia

En la Biblia podemos hallar algunos ejemplos de apologética. Además de este mandamiento esgrimido por Pedro en su primera carta, también notamos que Judas hace mención de ello. Su exhortación es la siguiente:
«… ahora me doy cuenta de que debo escribirles sobre otro tema para animarlos a que defiendan la fe que Dios ha confiado una vez y para siempre a su pueblo santo.» (NTV)
Lucas nos narra la defensa de Pablo: «Padres y hermanos, escuchen ahora mi defensa» (Hech 22:1). Y el mismo Pablo le escribió a la iglesia de Filipos:
«Es justo que yo piense así de todos ustedes porque los llevo[a] en el corazón; pues, ya sea que me encuentre preso o defendiendo y confirmando el evangelio, todos ustedes participan conmigo de la gracia que Dios me ha dado» (Fil 1:7, NVI).
Y también: «pero los otros por amor, sabiendo que estoy puesto para la defensa del evangelio.» (Fil 1:17, RV)

¿Por qué usar Apologética?

Muchos han usado la apologética ignorando que existía. Uno de los ejemplos de su uso es cuando llevamos a alguien el mensaje de salvación, y encontramos algún tipo de barrera que impide que las personas crean nuestro mensaje. Estas barreras pueden derivarse en el ateísmo o en alguna secta, y debemos responder acerca de la verdad, a fin de derribar estas barreras. Por supuesto, no olvidemos que sólo el Espíritu Santo de Dios es quien convence de pecado, y quien en definitiva abrirá los ojos y el entendimiento de las personas.

¿Quienes hacen Apologética?

Sea como sea, el uso de la apologética no es para unos cuantos. No es exclusivo para pastores o líderes, sino para cada persona que ha puesto su fe en el Hijo de Dios, y sabe que debe dar de gracia lo que ha recibido de gracia, predicando también a Su Salvador.

Artículos Relacionados

Close Menu