El Ateísmo y sus Crímenes: la maldad ignorada por ateos

El Ateísmo y sus Crímenes: la maldad ignorada por ateos

El ateo común y corriente suele mencionar las guerras religiosas como evidencia de que la religión es destructiva e inmoral, mientras afirma que las sociedades menos religiosas son más pacíficas y felices (como si Corea del Norte se conociera precisamente por eso). Pero sistemáticamente ignora (u oculta) el hecho de que fueron ateos que gobernando con su filosofía materialista cometieron crímenes en masa durante décadas, masacrando pueblos enteros. En este breve artículo hablaremos sobre el ateísmo y sus crímenes, la maldad ignorada por ateos de manera conveniente para hacerse ver más creíbles mientras se acusa a las religiones.

Ateos, ¿Cuál es su problema?

Hace unos días leí un tuit que dice: «a nadie jamás le han cortado la cabeza en nombre del ateísmo. Nadie ha cortado piel humana mirando a la cámara y gritar: «¡en el nombre de nada!». Y es que para los ateos parece ser una realidad que las religiones ordenan hacer el mal mientras que el ateísmo sólo sabría de hacer el bien. De hecho una y otra vez se oye como un grito de guerra las palabras de Steven Weinberg de que para que una persona buena haga cosas malas, se necesita de la religión.

No será extraño ver a los ateos citando los crímenes de la inquisición, las cruzadas, guerras santas, etc., para intentar validar su punto de vista.  Pero, ¿no se olvidan de algo? ¿Qué hay de los crímenes perpetrados por ateos en regímenes ateos? ¿Qué hay de los horrores del comunismo? ¿O qué de las conductas de ateos militantes? Comparemos y analicemos.

El Problema de la Distinción

En nuestra tarea apologética, debemos precisar que los ateos, con este tema, suelen meter a todas las religiones en el mismo saco. Aunque normalmente el enfoque de sus acusaciones es el cristianismo, allí suelen meter los crímenes de otras religiones para sugerir que todas son iguales. Y para ser honestos esto debe distinguirse: no todas las religiones son iguales, y no todas promueven odio, violencia o terrorismo, como nos quieren hacer ver algunos ateos.

Segundo, incluso separando los crímenes del cristianismo de aquellas religiones no cristianas, hay que acotar que no todo lo que parezca cristiano implica que verdaderamente lo sea. El cristianismo tiene un código que le caracteriza y que es contrario a las acciones de las que se acusa. Jesús mismo dijo que por los frutos se conoce si alguien es verdaderamente creyente (Mat 7:16), y las acciones inmorales de supuestos cristianos a través de la historia sería, en todo caso, desobediencia al cristianismo.

Cristianismo Cultural vs cristianismo verdadero

Así, tendremos que distinguir también a cristianos culturales de cristianos verdaderos. Un cristiano cultural es alguien que puede o no ir a la iglesia. Se sienta a nuestro lado y puede leer la Biblia, pero su corazón está entenebrecido, lejos de Dios y de obediencia a Él. Y no se trata de ninguna sorpresa conveniente, pues Jesús mismo habló de estas personas, de que no todo el que le diga «Señor» entrará en el Reino de los Cielos (Mat 7:21).

El cristianismo verdadero, por ejemplo, es el que creció de forma exponencial y con una fuerza irresistible debido al amor y caridad hacia el prójimo; es el cristianismo que obedece a su Señor, y que ante las más duras adversidades, persecución y sufrimiento, llenó el mundo antiguo del amor y verdad de Jesucristo. ¿Se puede decir lo mismo del ateísmo? No.

Estadísticas: las enemigas del ateísmo

Luego de estas distinciones es imperativo hablar de estadísticas. ¿De cuántos crímenes estamos hablando que fueron cometidos por las religiones? ¿Son muchas las guerras por motivos religiosos? Según Charles Phillips y Alan Axelrod en su libro Encyclopedia of Wars, sólo 123 guerras pueden considerarse por motivos religiosos de entre 1763 que ha habido, lo que representa tan sólo un 6,97% de los conflictos bélicos totales. Esto dice mucho sobre lo que tanto exageran a conveniencia muchos ateos sobre este tema.

 

Las Implicaciones morales del ateísmo

Ahora, sería irresponsable de mi parte afirmar que el ateísmo, como tal, ordene hacer el mal. Eso no existe. Sin embargo el ateísmo tiene implicaciones que no podemos pasar por alto aunque el ateo promedio lo ignore.

Cuando se asume que Dios no existe, tampoco existen los mandamientos ni lo que es el pecado. Y si Dios no existe, tampoco el tan temido infierno. Nadie tiene que rendirle cuentas a nadie. Cierto, existen leyes, pero está más que demostrado que la gente poco teme a las leyes y la justicia humana. Así que eso no es estorbo para un ateo que quiera dar rienda suelta a su maldad convencido de que no hay más allá.

Y si el ateísmo implica no temer a nada, ¿Qué podría hacer un ateo con poder? La historia nos responde: ateos matando a través de inanición, guerras, represión, hambruna, etc. Los crímenes del ateísmo están ante nuestros ojos. Si el ser humano suele ser malo sabiendo que existe Dios, ¡cuánto más cuando cree que Dios no existe y no habría nadie a quien rendir cuentas! Si esta afirmación es verdadera entonces se esperaría ver actos macabros e inmorales de ateos a través de la historia. ¿Qué ha ocurrido?

Crímenes del Ateísmo: gobiernos y amnesia conveniente

Aunque las guerras religiosas, la inquisición y demás ocurrieron hace siglos, el ateísmo suele tener muy presente esos hechos. El ateo se siente dueño de la verdad con citar la yihad del islam o la caza de brujas de pésimos cristianos, mientras esconde convenientemente lo hecho por Stalin, Mao, Pol Pot, Hitler (que por conveniencia algunos ateos dicen erróneamente que era católico), Lenin, Kim Jong-il, Nicolae Ceaușescu, Fidel Castro o el Che Guevara. Como ya se dijo: es muy peligroso cuando alguien cree que Dios no existe porque tiende a ser más propenso al mal que quien tiene temor de Dios.

En pocas décadas el comunismo ha asesinado a millones. De hecho, en 1997, el periódico más importante de Rusia, Izvestia, publicó que los crímenes del comunismo alcanzaban unos 110 millones de muertes, destacando la tortura previa a un gran porcentaje de ellos. O Hitler, que con su ideología secular influenciada por Nietzche, Darwin y mitos germánicos mató a unos diez millones de personas. Pero de esto se olvidan nuestros amigos ateos que quieren parecer los benevolentes de la historia humana. Todavía hoy sufren personas a través de gobernantes ateos que usan su filosofía de vida para gobernar. ¿De los crímenes del ateísmo no se habla? ¿Conveniencia? Así parece.

Otros Crímenes:

Pero no todo tiene que ver con mandatarios y dictadores. ¿Recuerdan a la famosa atea Madalyn Murray O’Hair, quien a través de una demanda y un histórico fallo del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, hizo cesar la oración en las escuelas? Su tragedia constituye toda una ironía de la prédica del ateísmo sobre estos temas, pues su muerte (como la de su hijo y nieta) fue por manos de otro ateo, miembro de su equipo, quien previamente le desfalcó antes de asesinarle. Recuerde: si Dios no existe todo se vale.

En el año 2015 Craig Hicks asesinó a tres musulmanes, al parecer por una discusión sobre el uso de un estacionamiento común en su localidad. Lo que llama la atención de esto es que Hicks se había identificado en redes sociales como un «ateo armado» que odiaba a las religiones, mientras que la familia de las víctimas, que le conocía, alega que fue un crimen de odio por religión.

¿Qué se intenta decir con todo esto? Que el ateísmo no tiene nada que reprochar a ninguna religión sobre crímenes, maldad o muertes. A este respecto la filosofía atea es la más perjudicada a la hora de emitir un juicio por ser más inmoral que cualquier religión que intente acusar. Pero hay un tema más excelso del que podemos hablar hoy, ineludible para cristianos y ateos.

Apología al Cristianismo de Jesucristo

Una de las cosas que obvian nuestros amigos ateos es que el cristianismo no enseña a matar u odiar, sino que el evangelio de Jesucristo son buenas noticias que transforman para bien a las personas. La prédica de Jesús tiene que ver con un estándar moral mucho más alto del que imaginan tener los ateos. La enseñanza de Jesús es sobre amar al prójimo como a uno mismo (Mat 19:19), a amar y bendecir a nuestros enemigos (Mat 5:44), a poner la otra mejilla ante las afrentas (Luc 6:29), a que apenas mirar a una mujer para desearla ya se considera adulterio (Mat 5:28), o que una ofensa es tan prohibida y perjudicial como un asesinato (Mat 5:21,22).

¿Por qué juzgar el cristianismo a través de lo que hacen los «malos» o «supuestos» cristianos y no a través de su origen, que es Jesucristo? ¿Puede haber más virtud, mansedumbre, benevolencia y honestidad en alguien que no sea Jesús? La existencia de Dios no es negada por la maldad o impiedad de malos religiosos. Pero sí hay un punto que suele obviarse en este tema: Jesucristo. Ningún líder de ninguna religión se le asemeja. Ningún humano se le iguala en virtud, amor, honestidad o entrega. La singularidad del cristianismo es sin duda necesaria en este debate. No confundamos a malos religiosos con el verdadero cristianismo.

Los crímenes del ateísmo están tan o más a la vista que los de pésimos religiosos, pero el amor, la honestidad y superioridad moral de Jesucristo están más a la vista, una verdad potente que invita a todos a ser como Él, pues es necesario nacer de nuevo.

 

 

Referencias Consultadas

  • Mark Clark, «El Problema de Dios»
  • Lee Strobel, «El Caso de la Fe»
  • Dinesh D’ Souza, «Lo Grandioso del Cristianismo».
  • Diario el Comercio: https://elcomercio.pe/mundo/eeuu/ateo-asesino-musulmanes-odia-religiones-334337-noticia/?ref=ecr
  • Enciclopedia Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Madalyn_Murray_O%27Hair
  • BBC: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/02/150218_antiteistas_quienes_son_religion_fp
  • Mucha Historia: GUERRAS RELIGIOSAS 

 

Acerca del Autor

Juan Valles
Juan Valles
+ Artículos

Teólogo en formación, predicador del evangelio; apasionado por la apologética y la doctrina cristiana; se dedica al estudio de sectas y movimientos religiosos. Está casado y reside en Caracas.

¿Qué opinas?