La Santa Muerte: Testimonio de Priscila Fonseca

La Santa Muerte: Testimonio de Priscila Fonseca EDF Apologetica Cristiana

Me gustaría comenzar, contándote, querido lector, que pertenecí a esta secta por poco más de 7 años. Por lo mismo, me gustaría contarte de primera mano lo que se vive ahí, y lo peligroso que puede llegar a ser si no salimos a tiempo de ella.

La Santería proveniente del Yoruba cubano y ha encontrado una especie de evolución al combinarse con tradiciones católicas romanas y un tanto Guadalupanas, aquí en México. La Santería de la que vengo a contarles, es la cubana.

Yo me inicié con mucho temor, pero el Babalawo fue muy claro desde el inicio: “Esto no es un juego. Hay cosas ocultas que no están a la vista de cualquier persona, si tu puedes ver el mundo de los muertos, es mejor que estés de este lado”. Por supuesto, yo no era cristiana en ese entonces. Y lo que pasó por mi mente, más que seguir con miedo, me llamó la atención el empoderamiento que se nos promete. ¿No cualquiera puede ver a los muertos? ¿Puedo tener favores si estoy de su lado? ¿Puedo controlar cosas?

Como pasa en diversas religiones, aquí los Yorubas tienen a sus propias deidades, a sus propios santos; ellos les llaman “Orishas”. Entre ellos podemos nombrar a Changó, el guerrero máximo, el rey; Yemayá, la diosa madre; Oyá, diosa del viento; Olorun, el dueño del hombre; Orunmila, profeta; Olofi, el dios del cielo, entre muchos otros.  Estos orishas son energías de la naturaleza y hay más de 401 deidades.

El lenguaje propio de los Yoruba es el Sudánico, una lengua africana filogenética. Al iniciarse en la santería, si hay un Babalawo de renombre y eres de su agrado, podrá enseñarte un poco de este idioma.

El ritual de iniciación consta de un sacrificio para la ofrenda y quemarse la espalda y hombros, mejor conocido como “rayarse”. El sacrificio animal puede ser una gallina, un gato negro o si el iniciado está comprometido a “la flaca”, puede llevar un chivo. Animales que tienen que ser decapitados con un cuchillo pequeño, lo cual solo demora el sufrimiento del animal, supongo que eso agrada más a Satanás: el sufrimiento. La sangre es vertida sobre una figura de cerámica de la Santa Muerte. Aquí lo impresionante es que en cuanto la sangre toca la cerámica, comienza a salir mucho humo, una cantidad impresionante de humo, como si la sangre saliera hirviendo y tocara el hielo. Los animales comienzan a retorcerse de forma como si estuvieran siendo exprimidos. Son movimientos anti-naturales.

Después, proceden a quemar el cuchillo con el que se sacrificaron los animales. Lo dejan al rojo vivo y te hacen 3 rayas en cada hombro, delante y detrás; también te hacen una figura en toda la espalda. El Babalawo te dice que ese es tu insignia, tu número, para que la Santa te reconozca como hijo suyo. En se momento se te asigna un Orisha y un muerto, es decir, un demonio. Además de darte tu collar o pulsera consagrada.

Detrás de la santa Muerte está Satanás, no hay más, él y sus demonios trabajan arduamente para vivir en ti desde ese momento. Tu vida empieza a tomar un camino oscuro, todo se vuelve fácil: me haces daño, yo te hago daño; me gustas, te hago un amarre; me gustas pero eres casado, te hago un hechizo; quiero dinero, hago un sacrificio. Todo está al alcance de una ofrenda o sacrificio. Por supuesto, el diablo hace milagros. No quiero decir que te va a cumplir todos tus deseos, pero sí los suficientes para tenerte ahí, esclavizado.

Uno se acostumbra al poder, es una religión que no te pide cambiar. Si eres orgulloso, ladrón, adúltero, asesino, lo que sea…está bien. Aunque tengan un manual de “ética”, no se te pide un gran cambio personal, sino más enfocado en la ética al dirigirte hacia otros santeros, al realizar trabajos y al cuidar a tus orishas.

Para las invocaciones y trabajos, hay una forma usada para “montar muerto”; es decir, que tu muerto pueda entrar en ti para hacer el trabajo. La forma es la siguiente: de rodillas se coloca una vela blanca en cada mano, se reza la oración de la santa Muerte nueve veces, se mantiene la concentración hasta que las velas comienzan a moverse en tus manos, a veces se mueven hacia ellas, a veces tiemblan tus manos involuntariamente. Esto significa que ya está en ti tu muerto y la santa muerte y que a partir de ese momento, el ritual puede comenzar. Para finalizarlo, se pegan las velas en el piso, se fuma un habano y se le sopla el humo a la figura, si puedes cerrar bebiendo un poco de mezcal, aguardiente o similar, mejor. Antes de llenar la copa ofrecida, se le escupe el licor a la cerámica.

Cuando las velas son consumidas, uno puede leer el resultado del trabajo dependiendo de cómo haya quedado la cera en el piso, o si la cera fue totalmente consumida y no hay rastro de la vela, ha sido un trabajo cumplido.

Dentro de la Santería, hay reuniones donde se va exclusivamente a montar muerto, uno va vestido completamente de blanco, se lleva una ofrenda colectiva, hay bailes donde los tambores africanos no pueden faltar. La culminación de la noche es cuando el Babalawo, ya sea él o que seleccione a alguien, es poseído por la Santa Muerte y entonces, da un mensaje profético para los invitados.

Hay mucho para contar sobre los rituales, sobre sus reglas, sus refranes, sobre los métodos de adivinación, pero considero más importante hablar sobre las etapas dentro de esta secta y los efectos en la persona practicante.

  • La Manifestación: En esta etapa, los objetos se mueven, apagan las luces, cosas son lanzadas por la habitación. En mi caso, cassettes salían volando por la sala hasta el comedor, apagan el radio, movían mi maquillaje o mis cuadernos a plena vista.
  • La Opresión: Los demonios se hacen más presentes: pueden tocarte, pueden hacerse visibles o muchas veces puedes escucharlos. Particularmente, me jalaban el cabello, se aparecían en el asiento trasero del coche, me susurraban, me tocaban y era difícil dormir por los terrores nocturnos.
  • La Posesión:  La etapa más difícil de todas. Los ataques comienzan, pueden ser más agresivos al tocarte. Pueden causarte daño mientras duermes, pueden entrar en ti y controlar ciertos movimientos, pueden provocarte sexualmente (se puede despertar masturbándose, pueden tocarte e impedir que despiertes. No he conocido de un extremo de violación, casi todo lo experimentado por mí o por conocidos ha sido auto-inducido). Es importante mencionar que la posesión más importante, es la menos notoria, es decir, aquella que controla nuestro carácter: somos más agresivos, violentos, muchos se vuelven adictos, alcohólicos, hay ataques de convulsión, etc.

Así trabaja esta deidad, es Satanás mismo que manipula, no solo el cuerpo sino la mente de la persona. Le da poder y con eso alimenta el ego, el orgullo, la perversión. Todo aumenta. Pero cuando uno deja de cumplir las promesas, o los pactos, entonces hay un revés y todo comienza a salir mal. Los favores comienzan a ser cobrados de otras formas ya no consentidas. Muchas personas han perdido todo, familia, trabajo, dinero, etc. Hay personas que se quedan completamente vacíos, a esta etapa se le conoce como el “despojo”.

En México, esta secta ha ganado mucha popularidad por lo fácil que es entrar a ella y empezar a recibir cosas. Si bien, como lo he mencionado, no todas son materiales, muchas alimentan el ego y eso es suficiente para permanecer ahí.

Como cristianos es nuestro deber evangelizar a estas personas, permítanme decirles que no es nada fácil hacerlo, porque lo primero que se ataca es la egolatría. De inmediato te podrán responder que “yo no hago mal, sí funciona con cosas malas, pero yo hago las cosas bien, por la buena”. Ante esto, podemos decirle que no hay nada bueno en un acto contrario a lo que Dios nos ha dicho en Su Palabra. Ir contra Dios es lo peor que podemos hacer.

No es fácil crear puentes con sectarios de la Santa Muerte, no podemos entrar a hablarles directamente de Cristo, sobretodo porque muchos en su combinación con el catolicismo romano, “creen” en Él. Yo puedo recomendar de partida, analizar a la persona que está en esta secta, con analizar me refiero a que primero le preguntemos por qué está ahí. Si nos responden que siguen ahí por miedo a lo que va a sucederles cuando salgan, es porque han visto de primera mano lo que el maligno puede hacer. Para esta respuesta, es fácil empezar hablándoles de Dios, de Sus atributos y de cómo es mayor Él que Satanás, de cómo la Biblia nos dice claramente que el diablo no es digno de ninguna adoración, puesto que no tiene ningún poder superior al de Dios. Nos podemos apoyar en versículos como:

  • Lucas 4:7,8 : El diablo no es digno de adoración
  • 2 Corintios 4:3,4: ¿El diablo es lo mejor que le ha pasado al mundo?
  • Deuteronomio 32:17: ¿La adoración a los ídolos es la adoración al diablo?
  • Lucas 10:17-19: ¿Satanás es mayor que Dios?
  • 1 Timoteo 1:17: Los atributos de Dios
  • Juan 4:24: La naturaleza de Dios.

*Estos versículos nos van a ayudar a poder empezar a crear un puente que nos permita presentarles el Evangelio. Pero si no nos es posible hacerlo, ni gradualmente, podríamos hacerles una sola pregunta: ¿Están conscientes de que el dios al que adoran, responde y obedece aún, al verdadero y único Dios?

Espero que les sea de bendición, y les haga perder el miedo a acercarse a evangelizar a estas personas. Porque Dios es uno, y no hay otro.

Amén.

Acerca del Autor

Priscila Fonseca
Priscila Fonseca

Teóloga en construcción, Guionista de profesión, Lectora por convicción, hija de Dios en acción. Libro-recomendaciones para Rincón Apologético y Veritas Fidei. Traductora en Publicaciones Kerigma.

Deja un comentario