¿Es cristiano el socialismo?

¿Es cristiano el socialismo?

Marx fue uno de los principales precursores y a quien se le atribuye el origen intelectual de la ideología cuyo fruto ha degradado a tantas naciones: el Comunismo y el Socialismo.

Me sorprende ver que muchos hoy estén abrazando el Marxismo siendo tan nefasta esta cosmovisión y con tan evidente falta de provecho. A todas estas, me sorprende más ver a quienes llamándose cristianos se adhieren a tal doctrina, o que incluso piensen en un “socialismo cristiano”.

Marx, era un hombre de pensamiento profundamente ateo y aborrecedor de Dios; un hombre cuyo pensamiento es éste:

“en la religión el hombre es dominado por el producto de su propia cabeza”

Es decir, él piensa que Dios es un invento, que es producto de la imaginación humana ¿Cómo puede él proveer un sano entendimiento gubernamental que sea de provecho a la nación estando bajo sujeción a La Santa Ley de Dios cuando mas bien la aborrece?

Marx, cuyo pensamiento era completamente centrado en el hombre, concebía el Materialismo como una cosmovisión sensata, por lo que le era fácil aseverar que:

“El hombre es el ser supremo para el hombre”.

¿Puedes como Cristiano apoyar a una ideología que tiene al hombre como ser supremo en lugar de Dios?

¿Has leído lo que Dios asevera acerca de esto en Romanos 1:18,21,25?

“Porque la ira de Dios está siendo manifestada desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad, (…) porque habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se entregaron a vanas especulaciones, y su necio corazón fue entenebrecido. (…) Éstos cambiaron la verdad de Dios en mentira, y reverenciaron y sirvieron a la criatura antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.”

Bajo la ideología Marxista, por reverenciar a la criatura antes que al Creador, se recibe la descripción de necios, asegurando así la manifestación de la ira de Dios sobre quienes la sostienen.

Marx, como ateo, pensaba que “Crees en el amor como propiedad divina porque amas. Crees que Dios es sabio y bondadoso porque no conoces algo superior en tí mismo que la bondad y la inteligencia y crees que Dios existe, que es un ser, porque tú mismo existes y eres un ser”, atribuyendo al hombre el origen del amor y bondad, negando a Dios como la fuente de estos atributos, y peor, declarando que Dios es apenas nuestro pensamiento acerca de Él.

Pero La Escritura es clara al decir que “DIOS ES AMOR” (1 Juan 4:8), y que entre nosotros el amor de Dios es que “guardemos Sus mandamientos” y que no nos sean “gravosos Sus mandamientos” (1 Juan 5:3), ubicando el origen del amor en Dios y supeditando el uso de nuestro amor a la obediencia voluntaria a Su Santa Ley.

Si esto es así ¿pudo Marx decir la verdad al hablar de la bondad y amor negando la fuente de toda bondad y amor? ¿manifiesta amor y bondad ensalzándose a sí mismo por encima de Dios?

Si el amor es que guardemos los mandamientos y que no nos sean gravosos ¿puede ser sincero el amor de aquel que no sólo le son gravosos los mandamientos sino que también aborrece al Dador de los mandamientos?

La mente de Marx fue entenebrecida, alimentada por un odio visceral hacia Dios y hacia la imagen de Dios puesta en el hombre.

Karl Marx decía:

“No es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia”

Nuevamente, contradiciendo La Escritura abiertamente, coloca al “ser social” (es decir, la sociedad) como la fuente determinante de la consciencia, como aquel que regula que debe ser consciente y que no, ensalzándose sobre Dios y Su Santa Ley.

Pero La Escritura es clara al afirmar el origen de La Consciencia moral, diciendo que va en conjunto con la “ley de Dios escrita en nuestros corazones” (Rom 2:14,15), por ser creados a Su imagen y semejanza (Gen 1:26).

Pero ¿Qué más puede esperarse de un hombre que aborrece a Dios, Su Ley y Su Iglesia?

¿Puede entonces un cristiano apoyar el Comunismo o el Socialismo, siendo ideologías paridas por mentes tan retorcidamente perversas y aborrecedoras de Dios como la de Marx?

Si la Iglesia es “columna y baluarte de la Verdad” (1 Tim 3:15), y esta verdad está en la Ley del Señor ¿Cómo puede la Iglesia apoyar la perversa ideología de quien se opone a la Ley del Señor y continuar siendo baluarte de la verdad?

Esto es imposible. Tanto el Comunismo como el Socialismo se oponen axiomática y ontológicamente a la Verdad de La Escritura, por consecuencia, también se opone a la Iglesia, que es columna y baluarte de La Escritura.

¿Piensa ─entonces─ el Cristiano que hay verdadero provecho en tal ideología?

Decir ser cristiano, y decir ser socialista es una contradicción: ambas cosmovisiones son auto-excluyentes. O se apoya a una, o se apoya a la otra. No hay medias tintas. El que se hace amigo de ésta ideología atea se constituye en enemigo de Dios. (Sant 4:4)

Ahora, aunque no hay gobierno humano perfecto, sabemos que la gubernatura humana es colocada por Dios al servicio de Él (Dan 4:17), estando sujeta a la justicia de Su Santa Ley (Pr 8:15). A esto se refiere Pablo cuando en Romanos 13 dice que nos sometamos a las autoridades civiles porque son puestas por Dios. Pero este “poner” por parte de Dios obedece al entendimiento de requisitos específicos, es decir, el gobierno no existe para hacer lo que le de la gana hacer, sino para cumplir con la Ley de Dios, estableciendo así la justicia de Dios (Rom 13:1-6).

De modo que bajo esos parámetros, aunque no encontraremos jamás un gobierno humano perfecto, tenemos amplia evidencia bíblica para poder diferenciar entre un gobierno que sí sea de mayor provecho a la nación (Sal 89:14; Deut 4:8), y un gobierno que está en abierta y crasa contradicción con Dios, y que por lo general no hará justicia, al negar poner la Ley de Dios por obra (Sal 94:20).

Acerca del Autor

Alessandro Guillén Rondón
Alessandro Guillén Rondón

Amante de Cristo y estudiante de Las Escrituras; esposo de Victoria Guacarán; padre de un hijo; pastor fundador y maestro desde 2013 en Iglesia Bíblica Vida Abundante, una iglesia reformada en Bolivar, en el interior de Venezuela.

Deja un comentario