¿Puede la Virgen María escuchar las oraciones de millones de personas al mismo tiempo?

¿Puede la Virgen María escuchar las oraciones de millones de personas al mismo tiempo?

El presente escrito pretende brindar una contestación al post de la página de apologética católica www.catolicodefiendetufe.org. Las referencias son tomadas de una publicación con el nombre: “¿Puede la Virgen María escuchar las oraciones de millones de personas al mismo tiempo?”, y se encuentran citadas por fragmentos con el fin de que sean diferenciadas de las demás referencias bibliográficas. El vínculo a la página de apologética católica se puede encontrar en la sección de notas y bibliografía.

Se escriben estas líneas no con el motivo de generar discordia, sino con el deseo de poder expresar una postura evangélica sobre María y generar el diálogo entre evangélicos y católicos en temas concernientes al cristianismo para una mejor comprensión de ambas posturas.

1. Introducción

La figura de María, es sin lugar a dudas un personaje importante en la historia del cristianismo. Y con ella, las diferencias en consideraciones por parte de evangélicos y católicos cobran importancia también.

Aunque las diferencias son bastas, el presente artículo irá alrededor de las oraciones a María. En el desarrollo del mismo, se piensa también responder al post mencionado líneas arriba, desde una postura evangélica abierta al diálogo.

Para el desarrollo del mismo, se plantean algunas definiciones iniciales:

Oración:

Aunque el término es susceptible a un análisis exegético, proponemos una definición descriptiva del filósofo y teólogo Alfonso Ropero.

La oración es un fenómeno generalizado en todas las religiones. Es el acto por el cual el practicante expresa su unión con la divinidad. Puede ser de súplica, acción de gracias, intercesión o petición de ayuda. Orar es creer que alguien escucha. Está constatado que en todas las religiones la oración lleva al hombre a la confianza en Dios, a pedirle ayuda en las necesidades, a considerarlo Señor bueno, Salvador y Padre; a amarlo, en una palabra. Desde el punto de vista antropológico, la oración implica el reconocimiento de un deseo que ninguna comunidad humana puede satisfacer, sea la obtención de algún bien o la necesidad de perdón. La diversidad de actitudes y de contenidos en la oración es extraordinaria. A veces es el resultado de la admiración de Dios y su creación. [1]

Omnisciencia:

Se propone la definición del apologista católico tomista, Dante Urbina.

Se dice que un ser es omnisciente en cuanto tiene en sí la plenitud y totalidad del conocimiento. Ahora bien, dado que el conocimiento es una perfección pura, necesariamente ha de existir en Dios de modo pleno y total. Y no podría ser de otro modo. En efecto: Él lo sabe todo, sencillamente porque es el ser infinito en toda perfección y causante de todas las cosas. Luego, Dios es omnisciente. [2]

Interpretación:

Proponemos una definición práctica, corriendo el riesgo de ser criticados de simplistas. Los textos bíblicos fueron escritos en un cierto contexto y con una intencionalidad diferente dentro de su propio contexto.

Todo texto, para que sea capaz de ser entendido por la comprensión humana, debe ser interpretado. Llamaremos interpretación al proceso que un lector recorre para poder abstraer lo que el texto quiere o quiso decir. [3]

Con estas tres definiciones, comenzamos.

2. Planteamiento

El post de apologética católica indica inicialmente que María puede escuchar las oraciones de las personas debido a que se encuentra en el cielo, que es donde se experimenta la eternidad.

En este punto, concordamos en la coherencia. Una manera de entender la eternidad es con el concepto de simultaneidad. No ahondaremos demasiado en esto, pues tal como lo decía Copleston, somos bastante imprecisos respecto a la eternidad ya que nunca la hemos experimentado y nuestro lenguaje no nos ayuda a expresar claramente nuestras ideas en respecto a este tema. Sin embargo, si entendemos que en la eternidad no existe un concepto de tiempo, es casi inmediato el concluir que todo sucede simultáneamente. En ese sentido, la respuesta es coherente, pero no es suficiente para una posición teológica. Como cualquier doctrina teológica, la posición católica debe de tener cierta base bíblica. ¿Cuál es?

 

PRIMERA CITA DE LA PÁGINA DE APOLOGÉTICA CATÓLICA

Un ser humano es en esencia, cuerpo y espíritu; ese espíritu al estar limitado por un cuerpo está sujeto a leyes naturales, leyes de la física que dicen por ejemplo, que un cuerpo sólo puede ocupar un lugar en el espacio. Las leyes que rigen a los seres espirituales, como ángeles, demonios, espíritus de las personas que están en el cielo son diferentes y más, mucho más amplias que las leyes materiales. Por eso el Apóstol San Pablo nos dice que al estar limitados por un cuerpo físico, material, hoy conocemos sólo en parte, pero al ser liberados del cuerpo carnal nuestro conocimiento será mayor:

Ahora vemos en un espejo, en enigma. Entonces veremos cara a cara. Ahora conozco de un modo parcial, pero entonces conoceré como soy conocido” 1 de Corintios 13, 12.”[*]

Es respecto a esta interpretación que me permito criticar. Este pasaje en particular hace referencia a cuando “…venga lo perfecto, entonces lo que es parte se acabará” (v.10). Concordamos en que en nuestro estado actual solo podemos conocer en parte, ya que nuestra naturaleza caída nos limita. Y que en algún momento podremos poder ser partícipes de lo eterno. ¿Pero a quiénes se refiere Pablo? Pues, a todos los cristianos, este no es un versículo que sea exclusivo para María, a quien en todo el pasaje paulino ni siquiera se menciona.

También, hay al menos tres peculiaridades en este punto.

a. ¿En realidad el cuerpo físico o nuestra naturaleza caída son las únicas limitantes en cuanto al conocimiento?

Para responder a esto, primero me remito a:

Mateo 24:36: Pero, en cuanto al día y la hora, nadie lo sabe, ni siquiera los ángeles en el cielo, ni el Hijo, [a] sino solo el Padre. (NVI)

Por lo cual, es obvio que el cuerpo físico y la naturaleza caída no es lo único que nos limita en cuanto a conocimiento. Hay cosas que ni los ángeles saben. ¿De qué manera se concluyó que las oraciones son algo que los seres no limitados a un cuerpo físico sí pueden conocer?

Es más. Concordamos en que en el cielo tendremos mayor conocimiento del que tenemos ahora. ¿Pero de qué manera forman las oraciones de otras personas parte de eso?

b. ¿Qué tipos de oraciones podría conocer María?

Considero importante hacer esta aclaración, ya que decir que “María podría conocer todas las oraciones” es bastante impreciso. En este punto, distingamos que hay oraciones que los creyentes puede hacer de manera externa, y otras de manera interna. Es decir, algunos pueden orar en ciertos momentos mencionando literalmente con sus labios los pensamientos que tengan. Pero otros se limitan a orar en sus pensamientos, sin mencionar palabra alguna.

¿Por qué sería importante distinguir estos dos tipos? Pues, porque bíblicamente es imposible afirmar que se pueda conocer lo segundo. En la Biblia se afirma que solamente Dios tiene esa capacidad.

  • 1 Reyes 8:39: óyelo tú desde el cielo, donde habitas, y perdónalo. Trata a cada uno según su conducta, la cual tú conoces, puesto que sólo tú escudriñas el corazón humano (NVI)
  • Salmos 134:9: No me llega aún la palabra a la lengua cuando tú, Señor, ya la sabes toda (NVI)

Es decir, para que María pueda estar en la capacidad de conocer alguna oración nuestra, sería totalmente necesario que podamos expresarlo externamente. No estoy seguro si eso concuerda con la imagen de Santo que tienen algunos hermanos católicos, pero considero importante hacer esta precisión. Ya que, de este modo, se puede distinguir aún más la diferencia entre el conocimiento de Dios y el del hombre, aun cuando éste pueda yacer en la eternidad junto con nuestro Creador. Con esto en mente. ¿Aún consideras que deberías de orar a María o a algún Santo en vez de orar con quien sí puede conocer nuestros pensamientos internos que nadie más conoce?

c. Qué uno esté en la capacidad de hacer algo, no quiere decir que necesariamente lo vaya a hacer.

Lo que se argumentó en la página católica, es que María, considerando que se encuentra en la eternidad, estaría en la posibilidad de poder conocer las oraciones expresadas externamente. Pero, esto no es una prueba de que en realidad llegue a conocerlo.

Me explico con un ejemplo.

Juan está dentro de un supermercado y desea comprar leche. Observa sus opciones y nota que hay tres marcas A, B y C de leche. Luego de haber hecho su compra, Juan regresa al supermercado 10 veces más las siguientes semanas a repetir su compra, todas las veces con el dinero suficiente.

¿Podemos concluir con seguridad que Juan compró el tipo A de leche? ¿O el tipo B? ¿O tal vez B y C? La respuesta es un claro no. Ya que, aunque Juan se encuentra en la capacidad de poder comprar A, B y C, esto no nos garantiza que en realidad los haya comprado.

¿Pero qué necesitaríamos saber para poder afirmar que en efecto llegó a comprar A, B o C? Pues sencillamente: conocer la marca que Juan quiere comprar cada vez. Es decir, nos hace falta conocer su voluntad para poder decir que en efecto llegó a tal o cual decisión.

De igual manera. Sólo se ha probado que María estaría en la capacidad de conocer oraciones expresadas externamente. Mas no se ha afirmado si desea conocerlas todas, o muchas, o pocas, o con alguna configuración en especial. ¿Qué base bíblica podríamos dar de ello?

Y no olvidemos también que esta capacidad no sería exclusiva de María. Luego en la página católica se menciona:

SEGUNDA CITA DE LA PÁGINA DE APOLOGÉTICA CATÓLICA

“¿Qué si María es omnisciente? La respuesta es, NO. ¿Qué si María y los Santos que están en el cielo, libres de las leyes del tiempo y la materia pueden conocer las oraciones de millones al mismo tiempo? La respuesta es un rotundo, SÍ, además así lo afirma la Biblia.” [*]

Y notamos que la respuesta es susceptible a nuestros cuestionamientos a, b y c. ¿Pero a qué se refiere con que la Biblia lo menciona?

TERCERA CITA DE LA PÁGINA DE APOLOGÉTICA CATÓLICA

“Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: «Este está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción – ¡y a ti misma una espada te atravesará el alma! – a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones” Lucas 2, 34-35.

Simeón profetiza sobre María que un gran dolor, una espada atravesará su alma, clara referencia a la muerte de su hijo en la cruz. Pero profundicemos.

En la Biblia, la espada simboliza la Palabra de Dios:

  • “Tomad, también, el yelmo de la salvación y la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios” – Efesios 6,17
  • “Ciertamente, es viva la Palabra de Dios y eficaz, y más cortante que espada alguna de dos filos. Penetra hasta las fronteras entre el alma y el espíritu, hasta las junturas y médulas; y escruta los sentimientos y pensamientos del corazón” – Hebreos 4,12.” [*]

 

Ciertamente la bendición de Simeón hacía referencia a la pronta muerte de Jesús.

“La espada se refiere a la trágica muerte de Jesús. Probablemente María no logró captar toda la dimensión de las palabras de Simeón, pero seguramente las entendió después de la resurrección de Jesús. María iba a perder a Jesús, antes de que pudiera ganarlo (comp. 8:19–21). La vida de Jesús estaba destinada a ser demasiado corta, como para disfrutar y asegurar mucho más el sentido de familia.” [4]

Y también es cierto que la espada ha sido una figura de referencia para la Palabra de Dios. Pero, no en todos los casos. Existen pasajes donde la espada hace referencia a algo distinto, por poner algunos ejemplos:

• Génesis 3:24: Luego de expulsarlo, puso al oriente del jardín del Edén a los querubines, y una espada ardiente que se movía por todos lados, para custodiar el camino que lleva al árbol de la vida. (NVI)

• Deuteronomio 33:29: ¡Sonríele a la vida, Israel! ¿Quién como tú, pueblo rescatado por el Señor? Él es tu escudo y tu ayuda; él es tu espada victoriosa. Tus enemigos se doblegarán ante ti; sus espaldas te servirán de tapete» (NVI)

• Ezequiel 32:11: 11 ”Así dice el Señor omnipotente: La espada del rey de Babilonia vendrá contra ti.” (NVI)

• Mateo 10:34: No crean que he venido a traer paz a la tierra. No vine a traer paz, sino espada. (NVI)

• Apocalipsis 2:12: Escribe al ángel de la iglesia de Pérgamo: Esto dice el que tiene la aguda espada de dos filos..

Por lo cual, el hecho de encontrar la figura de una espada en un versículo no es criterio suficiente para poder concluir que ésta es necesariamente la Palabra de Dios.

En realidad, la explicación no viene en ese sentido. Se utiliza la imagen de una espada para describir algún punto teológico, no en sentido opuesto. Lo que el autor hace es encontrar una imagen dentro del texto, y luego utilizarlo como criterio. Para ejemplificar el error que se puede cometer haciendo eso propongo un ejemplo:

A) Sus palabras eran como fuego. Pues hablaba en un tono muy alto y con palabras poco agradables y soeces.

B) Sentía fuego en el estómago. De inmediato, sabía que tenía que ir al doctor.

En la primera sentencia, utilizamos la figura de fuego para describir el tono grosero de una persona. Mientras que, en el segundo, se utiliza para describir el malestar estomacal. ¿Qué pasaría si es que tomase “fuego” como símbolo de un tono grosero o malas palabras? Pues, cuando leería B terminaría concluyendo… ¿Qué tengo malas palabras en el estómago? Esto no tendría ningún sentido. Por lo cual no debo concluir que fuego, simboliza malas palabras o malestar estomacal. Sino que es una figura que nos ayuda a describir un tono grosero cargado de groserías, un malestar estomacal, o algún otro recurso. Concluir lo inverso, que el fuego simboliza necesariamente alguna u otra cosa es un claro error.

Pero aún si es que asumiéramos el errado criterio de considerar una espada como símbolo necesario de la Palabra de Dios, y no a la Palabra de Dios siendo descrita como una espada. ¿Por qué debe ser la imagen de espada como la Palabra de Dios y no otras como las de los versículos anteriores escritos en viñetas?

Adicionalmente. ¿No es necesario considerar también la mención del “alma” en el versículo? ¿Por qué solamente poner énfasis en la espada y no en el alma que también se menciona? ¿Y qué se quiere decir con “que queden descubierto las intenciones de muchos corazones”? ¿Debe referirse necesariamente a las oraciones de los demás?

“Alma en el sentido bíblico, es toda la persona. Tanto física como sentimentalmente. De esta manera el texto hace una alusión al hecho de que María también sufrirá el calvario de Jesús y llevará en su propia vida el destino doloroso de su pueblo. Con su hijo, se hallará en el cetro de esta contradicción, en la que los corazones deberán manifestarse en pro o en contra de Jesús. El símbolo de la espada puede inspirarse en Ez. 14, 17 o, según otros en Zac 12,10” [5]

Por lo cual, encuentro insuficiente la interpretación de la figura de espada, alma, corazones, en Lucas 2 para poder concluir lo que el post católico plantea. La interpretación que se brinda, es totalmente arbitraria.

Finalmente, planteo una cuestión que no se desarrolló dentro del presente artículo, pero considero que es vital para el tema de María y las oraciones.
¿Qué base bíblica se considera para que las oraciones se dirijan hacia María y no hacia Dios mismo? ¿En qué parte la Biblia instruye que debamos dirigir nuestras oraciones a alguien más que Dios mismo?

1 Timoteo 2:5 declara, “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.” (NVI)

 

Conclusiones

Se ha desarrollado un cuestionamiento crítico respecto al post de la página de apologética católica, analizando en primer lugar su coherencia, la base bíblica y la interpretación que se le brinda.

En el desarrollo, se expuso que existen puntos intermedios, ambiguos, en cuanto a la doctrina de las oraciones hacia María. Se ha demostrado las limitaciones que María tendría en cuando al conocimiento de las oraciones, y la insuficiencia de la interpretación bíblica para sustentar que María, en efecto escucha las oraciones de sus fieles.

Con esto, no se pretende desmerecer a la teología católica, sino discrepar en cuanto al rol de María y su intervención para con los cristianos. El autor del presente escrito reconoce que nuestro conocimiento teológico en este mundo es limitado (1Corintios 13), sin embargo, se esfuerza por poder tener un mayor acercamiento a la verdad revelada en los textos bíblicos. A su vez, confía en que en algún momento podremos recordar estas discrepancias como las discusiones que los hermanos tienen cuando solían ser niños.

Estimado lector. Si podemos escoger entre orar a María, o algún otro santo, que es limitado en muchas maneras, u orar directamente hacia Dios, quien Creó todo el universo y es el Señor de todo. ¿Cuál crees que sería la mejor opción?

 

Notas y bibliografía

  1. ROPERO, Alfonso. 2013 Gran diccionario bíblico enciclopédico. Barcelona: Clie.
  2. URBINA, Dante 2016 ¿Dios existe? El libro que todo creyente deberá (y todo ateo temerá) leer. CreateSpace
  3. Dentro de la interpretación bíblica y sus herramientas podemos distinguir a la exégesis y a la hermenéutica. Sin embargo, discutir ambas no corresponde a los propósitos del presente escrito, razón por la cual serán dejados para otra ocasión. Sin embargo, se mencionan ambos términos instando al lector que pueda revisarlos por su cuenta si es que lo encuentra necesario.
  4. CEVALLOS, J Carlos & Zorzoli Rubén O. 2007 Comentario Bíblico Mundo Hispano. El paso: Editorial Muno Hispano
  5. DILLMANN, Rainer & MORA César 2006 Comentario al evangelio de Lucas. Navarra: Editorial verbo divino
  6. CATÓLICO DEFIENDE TU FÉ
    ¿Cómo puede la Virgen María escuchar las oraciones de millones de personas al mismo tiempo? Consulta: 13 de febrero del 2019 https://www.catolicodefiendetufe.org/2018/03/puede-maria-escuchar-las- oraciones-de.html

Acerca del Autor

Kevin Gomez Chamorro - EDF Apologética
Kevin Gómez Chamorro

Estudiante de Ing. Mecatronica en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Estudiante de Ciencias Bíblicas en el Seminario Bíblico y Pastoral TARPUY. Líder de adolescentes y jóvenes en la Iglesia tu amor me encuentra en San Isidro San Borja, Lima, Perú. Coordinador - Comunidad Bíblica Universitaria PUCP en el 2018.

Deja un comentario